Laia Martín Beauty Shop

Tu piel siempre hidratada

UNA PIEL PERFECTA REQUIERE CONSTANCIA ¡Y UNA BUENA HIDRATACIÓN!

 

¿Alguna vez has visto la tierra agrietada por falta de agua? Lo mismo ocurre con nuestra piel cuando no la hidratamos correctamente. Aunque no podamos verlo, necesitamos una buena hidratación diaria para que, a medida que pasan los años, no parezcamos más mayores de lo que somos.

 

Nuestra barrera protectora
La piel cubre todo nuestro cuerpo, actuando como una barrera protectora que nos ayuda a mantener la estructura del cuerpo y a conectar con el exterior.
El agua es un elemento de gran importancia para nuestra piel, favorece la absorción de minerales, elementos químicos y nutrientes que necesita nuestra piel. El agua es la principal responsable de que nuestra piel luzca sana y radiante; y la deshidratación, el motivo principal de falta de vitalidad y de la aparición de arrugas.

 

Diferencia entre nutrir e hidratar
Cuando hablamos de hidratación, nos referimos al hecho de aportar agua a nuestra piel.
De la misma manera que nuestro cuerpo necesita líquidos constantemente, nuestra piel requiere mantener un nivel de hidratación que la permita restablecer los niveles de agua.

Nuestro cuerpo tiene la capacidad de retener y distribuir el agua allá donde se necesite pero, con el paso del tiempo, pierde esa capacidad y notamos que nos cuesta mucho más mantener los niveles de hidratación.
Por eso, cuando hay cambios drásticos en la temperatura, cuando tomamos el sol o cuando hace viento, el agua se evapora con rapidez y notamos que nuestra piel se reseca. Esto hace que el proceso de envejecimiento se acelere y puedan aparecer manchas en la piel. Para evitarlo, además de asegurarnos que aportamos la suficiente cantidad de agua, ayudaremos de manera externa a nuestra piel con cremas hidratantes.

Estas cremas, además de restablecer los niveles idóneos de agua, aportan vitaminas y minerales.
Cuando hablamos de la nutrición de la piel, como en el resto del cuerpo, nos referimos al hecho de aportar alimento. Cuando nutrimos nuestra piel, conseguimos que se refuerce la barrera natural. Las cremas nutritivas ayudan a aportar lípidos y aceites que mejoran considerablemente la apariencia de la piel.

 

Hidratación sí o sí
El cuidado de nuestra piel es esencial en cualquier momento de la vida. Con la hidratación, conseguimos mantener su flexibilidad y resistencia frente a las agresiones externas que vivimos en nuestro día a día. Por eso, es necesario ayudar a evitar la sequedad y la tirantez en nuestra piel.
A medida que pasan los años, nuestras glándulas sebáceas se vuelven menos activas, pierden la capacidad para retener el agua dejando la piel visiblemente más seca.


La crema de Mádara Time Miracle Age Defence, es una crema hidratante antiedad pensada para todo tipo de pieles ¡y personas! Apta para veganas, celíacas y embarazadas, ayuda a mantener el colágeno en la piel y a mantener ésta altamente hidratada y con una gran firmeza.

Si eres de las que prefiere una crema hidratante que actúe como corrector, la crema Tinted Hydra Repair Day Cream Camelia Geranium Blossom, de Grown Alchemist, será tu gran aliada. Hidrata, suaviza, protege la piel y aporta un ligero tono bronceado natural. No deja residuos grasos, ni brillos y encaja con cualquier tono de piel.

Para las pieles que necesitan una gran dosis de hidratación, recomiendo usar el SOS Hydra Repair Intensive Serum de Mádara antes de aplicar tu crema hidratante diaria. Es un producto concentrado con un 99% de ingredientes naturales que contiene ácido hialurónico, aceite de girasol y agua de rosas. Retiene la humedad de tu piel ¡y la protege!
Además, tiene una textura fluida muy agradable y se absorbe al instante. ¡Ya lo verás!

 

 

Espero que hayas tomado nota ¡y despiertes con ganas de hidratarte al 100%!
Estoy segura de que tu piel te lo agradecerá. 😉

 

 

 

 

 

 

Suscríbete a la Newsletter

He leído y acepto la política de privacidad
Formas de pago

Buscador
de productos

Cuéntanos lo que buscas e intentaremos ayudarte.